Los orígenes de la publicidad

La publicidad es una poderosa herramienta que las empresas han utilizado durante décadas para llegar a clientes potenciales que compren sus productos o servicios, así como para reforzar la fe en el negocio de los clientes existentes. Los orígenes de la publicidad se remontan a la publicidad de los periódicos en el siglo XIX. Además de la publicidad impresa, las empresas han encontrado otras formas de llegar a los clientes, que incluyen anuncios de difusión y publicidad online.

El comercio, las tendencias sociales y la tecnología han jugado un papel en la historia de la publicidad impresa. La evolución de la publicidad impresa revolucionó la forma en que los fabricantes y minoristas vendían productos y progresaba hasta convertirse en una importante fuente de ingresos para los editores. Basada en folletos sencillos y en listados de periódicos, la publicidad impresa abarca la tecnología y, en la actualidad, continúa ofreciendo nuevos lugares para promover causas y productos.

La publicidad se remonta al mundo antiguo. Se ha encontrado evidencia de que hace miles de años, personas en el Antiguo Egipto escribieron en papiro para carteles y avisos. Al retroceder aún más, se encontraron piedras viejas pintadas con avisos en La India que datan de alrededor del 4000 A.C. Pero esa era la vieja forma de hacerlo, entonces, ¿qué hay de la nueva forma? Lo que conocemos como «publicidad moderna» realmente se remonta a la invención de la imprenta; una vez que se crearon los tipos móviles y la posibilidad de imprimir a máquina, pronto se hizo publicidad.

En 1609, apareció un anuncio en un periódico británico que anunciaba oportunidades de migración a Estados Unidos. Inglaterra adoptó la importación de bienes durante el siglo XVII, con anuncios que promocionaban artículos como porcelana china, especias indias y alfombras persas. Los anuncios impresos a menudo aparecían como folletos, y las marcas aún no existían; solían incluir descripciones de texto largas que explicaban el origen y el uso de los productos. Durante el siglo XVIII, los periódicos locales comenzaron a aparecer en toda Europa y en las colonias de América del Norte; las tiendas y comercios de la ciudad pudieron crear y diseñar anuncios para mostrar en estos documentos y, por primera vez, el «marketing masivo» se volvió plausible.

En el siglo XIX, los negocios comenzaron a pensar de manera diferente sobre cómo captar la atención de la gente, lo que dio origen a los carteles; cuando la tecnología de impresión avanzó más rápidamente a lo largo del próximo siglo, la publicidad en vallas publicitarias se hizo más accesible para las empresas con la que hacer publicidad.

La era digital del siglo XXI ofrece a los anunciantes sitios de televisión e Internet para colocar anuncios, junto con nuevos lugares para la publicidad impresa. La tecnología de impresión digital y los nuevos esquemas de publicidad han establecido nuevas formas de mostrar anuncios impresos, como en autobuses enteros, automóviles personales, aceras, aviones e incluso en edificios enteros.